CONOCE LO QUE PIENSAN LOS DEMÁS

El pasado mes de octubre de 2019 realicé una encuesta vía Facebook sobre Violencia de género.

Antes de nada, me gustaría comentaros brevemente por qué decidí hacer este cuestionario online.

En primer lugar, porque mi trabajo de fin de grado ya trató este tipo de violencia, ya que el título del mismo era “la víctima en el derecho penal español: desde su visión más general hasta el caso de violencia de género”.

En ese momento, ya escogí este tema porque me parecía y me parece realmente importante y actual y, además, porque quería conocer el concepto e ideas que tiene la sociedad sobre este tipo de violencia.

Por un lado, es un tema importante debido a que la mujer que sufre este tipo de violencia lo suele padecer desde una edad bien temprana, por lo que llega a afectar a la persona drásticamente e influye en su desarrollo.

Pienso que es un tema actual porque como podemos observar día a día, el delito de violencia de género es uno de los que más se comete en España y, prácticamente todos los días conocemos nuevos casos, no solo de asesinatos de mujeres, sino de muchas otras acciones y comportamientos que también son considerados Violencia de género.

Después de esta breve presentación, entro en materia de la encuesta:

Dicha encuesta se publicó en mis redes sociales, tanto en facebook como en instagram (@mamptalavera) y fue compartida por otros usuarios para tratar de difundirla.

Así pues, respondieron, en un rango de edad desde los 15 hasta los 70 años, 127 personas, de las cuales el 78% fueron mujeres y el 22% , hombres.

Para realizar las preguntas me basé en cuestiones simples que considero que deben tenerse claras para poder acabar entendiendo el concepto de violencia de género, dado que, personalmente, creo que muchas personas solo conciben o solo consideran que la violencia de género se reduce a «delito que beneficia a la mujer», cosa que NO es así.

Preguntas realizadas:

  1. ¿Qué significa Violencia de género?
  2. ¿Qué significa para ti ser víctima de Violencia de Género?
  3. ¿En algún momento te has sentido inferior por ser hombre/mujer?
  4. ¿Te has sentido controlado/a por tu pareja?
  5. ¿Tu pareja…?
  6. ¿En alguna ocasión te has sentido estresada/o, agobiada/o, con ansiedad, nerviosa/o…por comentarios, actos, comportamientos… de tu pareja?
  7. ¿La violencia psicológica te parece igual de importante que la física?
  8. ¿Has sido agredido/a física o psicológicamente por tu pareja?
  9. ¿Crees que los agresores sexuales pueden llegar a reintegrarse en la sociedad con un nivel de reincidencia = 0?

1.- Concepto Violencia de Género:

En esta pregunta el 54.3% respondió que el concepto «violencia de género» significa «violencia hacia la mujer por el hecho de ser mujer«.

Así es como lo define el Ministerio de Igualdad del Gobierno de España «Este tipo de violencia se basa y se ejerce por la diferencia subjetiva entre los sexos. En pocas palabras, las mujeres sufren violencia por el mero hecho de ser mujeres, y las víctimas son mujeres de cualquier estrato social, nivel educativo, cultural o económico.»

Por otro lado, el 22% respondió que significa «violencia de cualquier tipo ejercida sobre cualquier mujer«.

Llegados a este punto cabe señalar que no encaja cualquier tipo de violencia ejercida sobre cualquier mujer, dado que el Código Penal español en ciertos artículos como, por ejemplo …

  • El Art. 148 CP que apunta que el delito de lesiones regulado n el art. 147.1 CP será castigado con la pena de prisión de dos a cinco años en caso de que, entre otras cosas, «la víctima fuere o hubiere sido esposa, o mujer que estuviere o hubiere estado ligada al autor por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia»
  • El art. 153 CP, por su lado, también señala una pena concreta para el caso de que las lesiones menos graves reguladas en el art. 147.2 CP se cometan hacia la víctima, manifestando literalmente «cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia«, entre otros casos.
  • En relación con el delito de amenazas, también encontramos protección específica, al indicar el art. 171.4 CP «El que de modo leve amenace a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años (…)»
  • En el delito de coacciones, regulado en el art. 172.2 CP encontramos otra protección específica, al poner de manifiesto el mismo «El que de modo leve coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años (…)» Este delito puede ampliarse con la redacción del art. 172 ter CP.
  • En el Título VII del Código Penal «de las torturas y otros delitos contra la integridad moral», encontramos el art. 173.2 que regula el delito de violencia habitual al manifestar «El que habitualmente ejerza violencia física o psíquica sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente (…) será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años (…) sin perjuicio de las penas que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de violencia física o psíquica«.

… se encarga de señalar algunos de los comportamientos que encajarían dentro de esta conducta.

Por último, señalar que el 7.1% de las respuestas indicaron que significa «violencia que se ejerce en el ámbito familiar». Para diferenciar la violencia doméstica de la violencia de género, se realizará un post específico.

El otro 16.6% de los participantes respondió «otros».

2.- Víctima de violencia de género

En este caso, el 35.4% respondió «Mujer que es o ha sido objeto de actos de cualquier tipo de violencia a manos de su pareja, ex pareja, compañero…por ser mujer«

El 30.7% indicó que ser víctima de VG es igual a «Mujer que sufre cualquier tipo de violencia a manos de cualquier hombre por ser mujer»

El 29.9% de los participantes señaló que significa «Mujer u hombre que sufren cualquier tipo de violencia a manos de cualquier persona»

Por último, el 4% consideró que significaba «otros«

Con ayuda de los artículos que he añadido en la pregunta anterior, al leerlos detenidamente, podemos hacernos una idea de lo que significa ser víctima de violencia de género, dado que, por ejemplo, como indica el art. 147.2 CP en el caso del delito de lesiones, la pena se agrava cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia. De esto podríamos deducir una primera idea, entendiendo que el delito de violencia de género se entiende al dirigirse la acción frente a la mujer con la que has tenido o tienes una relación afectiva, sin ser necesaria la convivencia entre ambos.

No obstante, recientemente el TRIBUNAL SUPREMO ha aplicado el agravante de género en una violación fuera del ámbito de la pareja (STS 444/2020 de 14 de septiembre , haz click para leerla) afirmando pues, que para poder aplicar el agravante de género es necesario que las circunstancias del caso determinen que el acto se lleva a cabo como un acto de dominio machista.

Este agravante de género se regula en el art. 22.4 CP al manifestar el mismo que será una circunstancia agravante «Cometer el delito por motivos racistas (…) razones de género…».

Así pues, el Tribunal Supremo da un paso más allá por la igualdad entre mujeres y hombres y en el ámbito de violencia de género, al entender que la violencia de género supera los estigmas de las relaciones conyugales, afectivas, de pareja…y es aquella violencia que va dirigida a la mujer POR SER MUJER.

3.- Sentimientos de inferioridad

En esta cuestión se preguntó si en algún momento se había sentido un sentimiento de inferioridad por el hecho de ser hombre/mujer, a lo que, casi la mitad de los participantes (49.6%) respondió que , un 11% indicó que tal vez y el 39.4% que NO.

No puedo dejar de señalar que todas aquellas personas que respondieron SÍ son mujeres, cosa que afianza más aún si cabe la idea de que el patriarcado sigue existiendo en la sociedad actual.

4.- Control por la pareja

En cuanto al control de a pareja sobre los participantes, el 26% respondió que se sentía controlado, frente al 67.7% que indicó que no y el 6.3% que manifestó que tal vez. Esta conducta es muy frecuente en los agresores, que utilizan en este tipo de delito el control para manipular de tal manera a la víctima de violencia de género que ni ella misma se va dando cuenta de la influencia que va teniendo sobre ella y la distancia que le está haciendo tomar respecto de sus familiares y/o amigos.

Para obtener más información sobre el control en la pareja podemos derivarnos a:

5.- Comentarios

En cuanto a la pregunta dirigida a si se habían recibido ciertos comentarios por parte de la pareja, el más repetido (señalado por el 13.6%) es el que sugería «no salgas con tus amigos, quédate conmigo o me enfadaré«, seguido de «te prohíbo que hables con ese/a chico/a» señalado por el 8.6% y «dame la clave de tu móvil» (indicado por el 7.4%).

En estas respuestas se ve reflejada la posesión todavía existente en las parejas y la escasa libertad de decisión e intimidad que se deja a la otra persona dentro de la relación. Estos comportamientos no suelen asociarse a la violencia de género y no deben bajo ningún concepto dejarse a un lado, ya que pueden ser indicadores de violencia futura.

No viene mal recordar que, aunque decidamos compartir nuestra vida con otra persona (lo que se conoce como pareja), seguimos existiendo como individuo, es decir, que no dejamos de existir nosotros de forma individual por mucho que tengamos a otra persona al lado, por lo que nosotros, individualmente, somos los que tenemos que elegir con quién nos relacionamos, con quién compartimos la clave de nuestro teléfono o con quién salimos un sábado noche. Todo ello, dentro del respeto que deseamos que exista en nuestra relación, pero no porque se imponga unilateralmente como obligación dentro de la pareja por una de las dos personas (en este caso estoy hablando dentro de una relación entre dos personas, pero esta idea se puede extrapolar a parejas en las que intervengan, por ejemplo, 3 personas).

6.- Comportamiento de la pareja

En esta cuestión la respuesta más señalada (por el 7.1%) fue que su pareja no valora su trabajo/esfuerzo, seguida por el 6.5% que indicó que su «pareja le hacía sentir culpable: tú tienes la culpa de todo«.

Si te sientes identificad@ con estas respuestas te invito a que accedas a los siguientes enlaces:

7.- Estrés, agobio…

El 27.6% de los participantes afirmó sentirse estresad@, agobiad@, nervios@, por comentarios o comportamientos de su pareja, mientas el 14.2% contestó «tal vez».

Esto nos lleva a considerar que casi el 35% de las personas que contestaron a la encuesta creen haberse sentido en algún momento nervios@s ante un posible comentarios o acto de su pareja.

8.- La violencia psicológica

En la pregunta número 8 se hizo referencia a la violencia psicológica, preguntando a los encuestados si creían que este tipo de violencia era igual, más o menos importante que la violencia física.

El 60.3% consideró que es igual de importante y el 39.7% que es más importante.

La peculiaridad principal que encontramos en la VIOLENCIA PSICOLÓGICA es la INVISIBILIDAD. Esta característica comporta la dificultad de detección de esta violencia.

Como apuntan la gran mayoría de los psicólogos, esta violencia comporta grandes daños emocionales.

El agresor hace uso de ironías, sarcasmo, insultos, humillaciones, pero también, por ejemplo, puede hacer uso del silencio o la indiferencia. Todo ello a largo plazo provoca daños emocionales en la víctima.

Es difícil de detectar puesto que en la mayoría de ocasiones la víctima se encuentra en un círculo de violencia que no le permite detectar que esté siendo una víctima, de manera que intentará encajar los insultos, humillaciones, etc., en algún acto que ella misma haya realizado, es decir, asociará el insulto como consecuencia de uno de sus comportamientos, culpándose y aceptando que la culpa es de ella o tratando de autoconvencerse de que es un comportamiento puntual y que no se volverá a repetir.

Como sabréis si habéis accedido a la información sobre mi formación profesional, durante las prácticas curriculares del doble grado en Derecho y Criminología, estuve durante un tiempo en la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito en la Ciudad de la Justicia de Valencia. Durante mi estancia en las OAV pude presenciar casos en que la violencia psicológica era principal motivo de destrucción sobre la víctima. Por ejemplo, jóvenes de X años que tenían hij@s de 8/9 años y no sabían lo que era ir al cine con ell@s o irse a tomar un café con l@s amig@s o que debían ir a recoger a sus hij@s al colegio y al regresar a casa parar en el supermercado y hacer la compra, todo ello en tiempo récord, dado que al volver a casa tenían que presentar el ticket de compra a su pareja para que viera el tiempo que había transcurrido desde que había pagado la compra hasta que llegaba a la vivienda, comportando graves consecuencias y humillaciones el tardar más de lo que la pareja consideraba necesario.

  • más adelante se publicará un post especialmente dedicado a la violencia psicológica

9. Agresiones

En esta cuestión se preguntaba a cerca de si los participantes habían sido agredid@s por la pareja y, aunque el 65.9% respondió que NO, cabe puntualizar que el 18.4% respondió que SÍ que habían sido agredidos psicológicamente, el 8.6% apuntó que no lo estaba seguro, mientras que lo preocupante en esta respuesta es que el 7.1% respondió que había sido agredido de manera física y psicológica.

En los comentarios que me dejaron algunos de los participantes de forma voluntaria al final de la encuesta, una confesión captó mi atención dado que me hacía referencia al caso de una persona que no se atrevía a denunciar a su pareja.

Próximamente se publicará un post en el que trataré de dar a conocer todas o parte de las redes de apoyo que existen para las mujeres víctimas de Violencia de Género para tratar de que la denuncia no comporte miedo y se hagan públicos los casos de violencia de género que existen y se reconozca a los agresores como tal.

10.- Reincidencia

La última pregunta se destinó para saber la opinión de los encuestado a cerca de la reincidencia de los agresores sexuales.

Así pues, el 59.8% de las personas respondieron que los agresores sexuales NO pueden reintegrarse en la sociedad con un nivel de reincidencia igual a 0, mientras que el 33.9% indicó que tal vez y el 6.3% señaló que que es posible.

Cabe señalar que todavía queda por delante mucho trabajo en prevención para conseguir que ciertos delitos no lleguen directamente a cometerse o que su tasa de comisión sea muy baja, pero según varios estudios la reincidencia de los agresores sexuales es, como grupo, baja, y se estima en torno al 20% (Losel, 2002;Prentky, 2003; Quinsey et al., 1995; citado por Redondo, 2006).

Sin embargo, no se deben olvidar los casos de reincidencia, dado que existen y los tenemos presentes, como el caso siguiente:

También podemos recordar el caso en que, al contrario que en la noticia anterior, en el año 2013 un funcionario penitenciario de la cárcel de Soto del Real fue condenado a más de 25 años de prisión por abusar de 4 presas. Se le imputaron delitos de violación, abuso y agresión.

Para finalizar esta entrada, quería compartir con vosotros algunos de los comentarios que me dejaron algunos de los participantes de la encuesta:

  • A veces, vemos tan lejos la violencia de género que nos cuesta detectarla cuando nos ocurre o cuando a una amiga/familiar le sucede, pero está y eso no lo podemos olvidar
  • Es un problema de todos que hay que erradicar con educación desde pequeños para saber cómo comportarse y no recurrir a la violencia en ninguno de los casos
  • Parece que está de moda y me da miedo
  • El día en que no exista ningún tipo de violencia, sea como sea, el mundo será un lugar mejor
  • Problema: no denuncias

A raíz de estos comentarios, se publicarán determinados post tratando de explicar algunos conceptos que conllevan estas respuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *